martes, 11 de noviembre de 2008

So lie to me once again and tell me everything will be alright

Me estoy volviendo loca. Loca, loca, loca.

Me ha vuelto a llamar ahora. Que había hablado con su novia otra vez. Han quedado para hablar esta tarde.

Me ha dicho que lo tiene claro, que no quiere seguir con ella, que la quiere mucho, pero como amiga. Que él va a quedar como el cabrón de toda esta historia, que ojalá lo hubiera hecho hace unos meses y no ahora, cuando resulta que hay otra persona. Que no volverá a verla nunca y que no quiere que eso pase, que le encantaría que siguieran siendo amigos. Que no le puede hacer daño, que sería mejor seguir con ella, intentar que funcionara.

Y mientras yo escuchaba lo que VanHallen me decía, era como si estuviese oyendo al Aterrizador, mi primer novio, el amor de mi vida, el que me dejó por otra, el que me dijo que me quería un montón, que no podía perderme, que no quería hacerme daño, que a ver si podíamos seguir siendo amigos.

Y entonces le he dicho lo que yo sentí en aquel momento. Le he dicho que lo peor de todo fue los 15 días que estuve hecha polvo, pero con la esperanza de que las cosas se podían arreglar, esperando que en cualquier momento él me llamara y me dijera que lo sentía y que se había equivocado. Le dije que para mí fue inconcebible que pudieramos ser amigos después, porque yo estaba enamorada de él y dolía tenerlo cerca sabiendo que él no sentía lo mismo. Que quise odiarle, que ha sido la persona que más dolor me ha provocado. Que mi vida dejó de tener sentido, que no podía pensar en mi vida sin él. Pero que luego todo eso se pasa, que te das cuenta de que tu vida tiene sentido por sí misma, que esa persona fue sólo una etapa, nada más, que el dolor se pasa. Y que tu vida acaba siendo incluso mejor que cuando estabas con esa persona.

Él me ha dicho que va a intentar hacer que ella vea eso. Yo le he dicho que es imposible, que no lo va a ver, que habrá demasiado dolor, se va a sentir demasiado mal como para poder pensar racionalmente.

Yo creo que no va a ser capaz de dejarla.

Me siento tan mal por ella... si la deja va a sufrir muchísimo, le va a odiar a él, me va a odiar a mí, no va a entender nada, va a perder toda la confianza en las relaciones, va a creer que se acaba el mundo. Si no la deja, va a vivir una mentira, nunca volverá a ser feliz con él, porque todo el tiempo tendrá la sensación de que él ya no la quiere, y se sentirá vacía, pero nunca tendrá el valor de dejarle, porque ella sí que está enamorada.

Joder.

4 comentarios:

Jk82 dijo...

Bueeeeno,
entonces ¿te hago hueco hueco en la habitación de los "propensosagenerarconflictoenlasrelaciones"?
Pero sin duda mi situación favorita es enterarse tarde de dónde te has metido.

Luego vienen los "tengo que hablar con…" "a ver si me aclaro en…" y demás frases divertidas.

He leido todo todo y todo el blog en una tarde, en serio, y me encanta.

Te nombro "lectora más fiel", tienes toda la razón. Y por cierto, llegas a venir en verano a la Expo y me tengo que enterar tarde y mal por aquí y tenemos un disgusto serio. Que sea la última vez.

Mil besos.

Panpoxi dijo...

Bienvenido a mi nueva casa bloguera, JK, te echaba de menos... Son muchos años los que nos llevamos leyendo ya, eh?

Y sí, hazme un hueco en esa habitación...

muuuuuuuuuaaaa*

Jk82 dijo...

Respuestas:
Pienso exactamente lo mismo que antes, que escribes de puta madre y que tienes una vida movidita (que está muy bien por otra parte).

La batería de preguntas se resuelve con:
· De puta madre, ni yo me lo esperaba tan rápido
· Un poco no, muchisimo
· Un revolcón

Gracias por su atención

Mary Lovecraft dijo...

Buen aporte, el que le estás dando tú a VanHallen con tu historia personal, créeme si te digo que le estás ayudando mucho con tu visión y aunque sabes que ella sufrirá mucho y no tendrá remedio...yo sí creo que él lo hará.

dejarla, digo.

beso
Mary :)