miércoles, 30 de diciembre de 2009

Todo lo demás no importa

Se acaba el año. Es habitual que, cuando acaba el año, todo el mundo se pone como loco a hacer balances de lo bueno y lo malo. Yo, algunos años, también lo he hecho. Te pones a pensar en cómo estabas la nochevieja pasada: con quién la pasaste, qué ánimo tenías por aquella época, si tenías trabajo, qué es lo que deseabas... Yo, además, soy de las de apuntar deseos en un papel y quemarlo después de las campanadas. Nunca me acuerdo de los deseos que pedí de un año a otro, así que no os sé decir si se han cumplido o no, pero lo que sí hice este año, fue una cápsula de los propósitos en una página de internet. Metí en la cápsula varias cosas que quería hacer durante este año y apunté los plazos en los que quería conseguirlas. Cuando ese plazo acababa, la página me mandaba un mail diciendome: Panpoxi, tu plazo para conseguir XXXX, se ha agotado. Esperamos que lo hayas logrado.

Pues bien: Todos los mails que me han llegado, eran de cosas que había conseguido. Me propuse lograr un nivel de euskera que ya alcancé, conseguir un trabajo de lo mío y... había más propósitos, pero no los recuerdo.

Todos los años deseamos que el año siguiente sea mejor, que todo sea bueno. Pero nos olvidamos de que todos los años traen cosas buenas y cosas malas, tenemos rachas mejores y rachas peores. Pero siempre seguimos adelante con la sonrisa puesta. Las cosas buenas de este año las pienso seguir disfrutando el año que viene y las cosas malas sé que me han hecho madurar.

Han cambiado muchas cosas. Supongo que, si todo va bien (y cuando digo 'si todo va bien' quiero decir 'si no me quedo en paro'), a lo largo de 2010 me independizaré. Me hace ilusión. Me da pena, por mi familia, pero estoy tan cerquita que estoy segura que pasaré más tiempo con ellos que sola.

He perdido gente. Pero eso pasa todos los años. Gente que te decepciona, gente que te das cuenta de que nunca han estado ahí. He ganado otra mucha. Sobretodo compañeros de trabajo que se han convertido en amigos.

He ganado mucha experiencia laboral y mucha personal. He aprendido que no me dan miedo los cambios, ni los retos. Que se me dan genial los 'más difícil todavía', que me defiendo en cualquier situación.

He aprendido también a luchar por lo que quiero. A decir 'basta' cuando hace falta y a no dejar que se me quede nada dentro.

Y me queda mucho por aprender, muchos palos que recibir, muchos golpes que encajar, muchos buenos momentos que disfrutar, muchas sonrisas, muchas lágrimas, muchos viajes, muchas nuevas experiencias, muchas personas nuevas y muchos momentos para recordar.

El 2010 traerá todo eso y mucho más, estoy segura. Así que espero con impaciencia todo lo que pueda venir.

3 comentarios:

nanu dijo...

Feliz anyo, tesoro.

Te queda mucho por aprender si, pero intenta que no sea todo este anyo ;)

Beso
Nanu

Kashit0 dijo...

Eres una campeona!!!

Tieeeeeeeeeeeeeeeeembla 2010!!!! Que viene Paaaaaaaaanpoooooooooo!!!!!!

Jajaja, te deseo lo mejor, pequeña, ya lo sabes :)
Besazos infinitos y millones de propósitos cumplidos!!! :)

YoMisma dijo...

jajaja

Me encanta tu balance... y al fin y al cabo, sin todo eso que relatas...? Que sería de la vida?

Feliz Año y Besazos Guapetona,
YoMisma