martes, 17 de noviembre de 2009

Agobios sin sentido

Hoy estoy de un bajón terrible, de esos que no hay que hacer caso porque suelen ser porque:
a) Estás muy cansada.
b) Tienes las hormonas disparadas.
c) Las dos anteriores.

El caso es que, aunque sepa que es desproporcionado, el resto de días está ahí también aunque de manera más light. Supongo que es por varias razones:
Para empezar, mi curro es una mierda, aunque eso no me afecta demasiado, además, le intento sacar todo el partido posible, que de todo hay que aprender en esta vida.
Para seguir, el tema del piso me agobia. No consigo comprar NADA. No doy más que vueltas y vueltas y vueltas por millones de tiendas de muebles. Me sé el catálogo de Ikea de memoria y cuando miro el periódico no paro de buscar anuncios. Horror.
Además, mi curro no me deja tiempo para mirar mucho... En realidad sólo tengo los sábados a la mañana, que está todo hasta el culo de gente. Y encima tengo a mi pobre padre de chófer todo el día ( os había comentado que me da miedo conducir? no intenteis razonar conmigo, imposible.)

Pero lo que creo que es la verdadera razón, es, cómo no, VanHallen. Y diréis: ¿ qué ha hecho VanHallen? Y la respuesta es: NADA. No ha hecho nada, no ha pasado nada. Las cosas están todo lo bien que podrían estar.
Él sigue yendo al psicólogo una vez por semana, no me ha vuelto a decir ninguna cosa rara de esas de 'lo dejamos' y además, tiene muchas ganas de quedar conmigo siempre.
Pero (siempre hay un pero) yo sigo sin sentirme segura. Por ejemplo, no es capaz de decirme que está enamorado de mí porque no sabe lo que significa y no quiere mentirme (eso dice). Me dijo que estaba enamorado al principio de la relación y me lo ha dicho cada vez que lo hemos dejado. Sé que sí que lo está, signifique eso lo que signifique, porque yo tampoco tengo claro qué es exáctamente, pero sí sé que me quiere como se tiene que querer a una pareja. Pero no me lo dice. Además, sigue diciendo que no está bien, que no está en condiciones de tomar decisiones, que sigue con sus movidas de pensar un día 'a' y al siguiente 'b'.

Y además de todo esto, creo que lo que más me jode es estar montando mi casa yo sola. Toda la vida he tenido la esperanza y la ilusión de vivir con mi pareja y tener hijos (cuatro: tres niños y una niña) (no nos olvidemos de que soñar es gratis). No quiero vivir ahora con VanHallen ni tener un hijo con él. Está genial esto de tener mi casa y vivir yo sola una temporada. Pero quiero saber que es una temporada. Quiero saber que VanHallen quiere vivir conmigo. Quiero saber que voy a tener un hijo y que va a ser en pareja. Quiero saber que no me voy a separar cuando el niño tenga dos años y que no voy a tener que criarlo yo sola. Y eso no se puede saber. Y no es por culpa de que VanHallen transmita una inseguridad terrible, porque puedes estar con cualquier tío que te dice 'para siempre' cada dos frases y que se vaya a vivir contigo y que desaparezca cuando menos te lo esperas.

YA LO SÉ. Sé que no se puede saber y que tengo que vivir el momento y que tengo que disfrutar de lo que tengo y que si se acaba, ya vendrá otro. PERO NO QUIERO. No quiero otro, quiero al mismo SIEMPRE. Quiero a VanHallen. Siempre. Y vivir con él. Y tres niños y una niña. Y que él les enseñe a tocar la batería. Y eso no se puede saber. Y lo más probable es que no pase. Y es lo que hay, Monogamia sucesiva le llaman. PUES ME TOCA LAS PELOTAS.

7 comentarios:

YoMisma dijo...

Esta claro que tienes las ideas muy definidas.

Solo te digo que para lograr la felicidad es posible que haya que ser un pelín más flexible, y que es muy probable que de aquí a unos años, lo que hoy te atormenta solo sea una anecdota.

No te cierres caminos y no te empeñes con todas tus energías, hay cosas que no están en tu mano, tienes que esperar a que alguien mueva ficha.

Besotes y animos.
YoMisma

Laia... dijo...

Yo siempre he querido niños. Quería conocer a alguien, enamorarme, casarme, tener niños, llevarles al parque, ver como crecían, y morirme con él.

A los 16, hace 10 años, realmente creía que a mi edad ya los tendría, o estaría a punto.

A los 18 conocí a Tortuga y creí que se cumpliría "todo lo que siempre había deseado". Se me olvidaba que las cosas podían ir mal. Que además, estaba estudiando una carrera que probablemente tardaría un buen puñado de años en acabar.

Tortuga me destrozó, y pasé la que seguramente haya sido la época más divertida de mi vida. Vinieron otros, bastantes, aunque ninguno parecia un buen candidatos a ser "el padre de mis hijos". Apareció el chico del delfín, creí que podría llegar a serlo. No funcionó y ahora me sorprendo con él hablando de que tiene ganas de comprarse un piso con su actual pareja, que por cierto, es más joven que yo.

Pasaron otros. Volvió Tortuga y volví a creer que era posible tener mi vida soñada", aunque quizás con un par o tres de años de retraso. ¿Qué más da si no podía tener los niños a los 27 y los tenía a los 30?

Tortuga se fué, y ahora no hay nadie. Ya veremos qué pasa. ¿Pero sabes que he aprendido? Que ser feliz no consiste en cumplir tus sueños, si no en tener siempre alguno que perseguir... Y que éste tiene que ir cambiando en función de como van las cosas.

Se te pasará, panpo, pero debes aprender algo, sino, toda esta angustia no vale de nada...

Kashit0 dijo...

:)

Ay, Panpo... he leído tudo tu agobio con una sonrisilla... y no porque me hiciese gracia, sino porque si tú no los hubieses dicho, yo te hubiese enumerado esos mismos tres motivos del principio.

Ahora, creo que tus agobios están fundamentados.
- Por el trabajo no te preocupes; como dijo Laia en su día: no es algo permanente. Basta con que el día D no renueves. Trabajar en algo que no te gusta es algo "frustrante" pero sabiendo que no es definitivo... ¡y lo contentas que vamos a esta rel último día! :D

- Lo de la casa me da penilla. TU CASA, Panpo, el sueño de todo el mundo. Una casa no se amuebla en dos días. ¡¡Tienes tanto tiempo!!¿Y prisas? ¿Qué prisas tenemos?

- Lo de Van... pues es normal esa inseguridad... Ayer hablaba con mi hermana sobre el "perdono, pero no olvido". Cuando sabes que algo puede pasar (es posible que antes de- pongas la mano en el fuego porque NO va a a pasar) es difícil olvidarlo.
... Ojalá todos pudiésemos montar nuestra casa en la pareja que tendremos toda nuestra vida...
Pero... ¿Cuántos años tienes? ¿Cien? Entiendo que Van no se implique 100% en la casa... seguirá inseguro... pero estoy segura que se derrite por enseñar a tocar la batería a Panpoxita!
Pero decir que se está enamorado... una casa... implica un compromiso que -"conociéndole" le da un vértigo terrible: NO miedo propio: miedo a dejar de sentirlo y hacerte daño...-
¡¿Y qué más da si no lo dice si te lo demuestra?????!!!!


Ay, Panpo, ¡¡¡de haberte tenido aquí, te hubiese dado un abrazote tan fuerte!! que los agobios se habrían explimido!!!!!!!!!

Candy dijo...

Después de varias relaciones serias y de cosas que he visto en mi entorno, te digo que esa seguridad no existe, todo lo que tenemos se puede desvanecer en un sólo segundo.

Lo mejor es no obsesionarse y vivir, yo también pensaba que con la edad que tengo ahora, 29, estaría casada o a punto de casarme, y sin emabrgo ahora estoy soltera pasando por una etapa loca en la que me lo estoy pasando genial. Lo demás ya vendrá más adelante y si no, pues habrá que disfrutar de lo que venga.

Besos.

Ángel Caído dijo...

Panpo, cómo te lo dices tú todo... ¿Qué te puedo comentar? Pues que hay un programa que hace una productora vasca que te puede ayudar a decorar tu casa por la patilla. Eso sí tienes que tener la desvergüenza de salir por la tele.
DECOGARDEN (sábados a medio día en Telecinco)

http://www.hogarutil.com/Decogarden/Decogarden+en+T.V./Decogarden/Cont%C3%A1ctanos

Panpoxi dijo...

Es verdad, Ángel! Sería un puntazo que me lo decoren por la patilla! Pero es que no sé si soy capaz de salir por la tele... me daría taaaaaanta vergüenza...

Kashit0 dijo...

Ay! Panpo!!! Si sales avisa!!!!! xD
¡Que salga! ¡Qué salga! ¡qué salga!